dissabte, 5 d’abril de 2014

TÚ Y YO


Bernardo Bertolucci no havia tornat a dirigir d'ençà de "Soñadores", l'any 2003. Allà, tancava en una casa tres joves que compartien la seva afecció pel cinema i per l'erotisme. A "Tú y yo" (2012), torna a tancar els seus personatges, també molt joves, en un espai claustrofòbic: un soterrani, on s'amaguen l'adolescent introvertit Lorenzo, afeccionat a la Coca-cola i a les formigues, i la seva germanastra Olivia, afeccionada a les drogues dures.

Els arguments minimalistes sobre joves amb traumes freudians i tendències incestuoses no són nous en la seva filmografia ("La luna", 1979). Tampoc no és cap novetat que guarneixi una trama inexistent amb cançons (de David Bowie, en aquest cas) i amb una escena de ball que resumeix un cert estat d'ànim. Però d'això tracta el cinema de Bertolucci: de cercar la transcendència en la lleugeresa d'un instant.

8 comentaris:

David Amorós ha dit...

No hi vaig acabar d'entar. M'agradar con defineixis aquesta cerca de la transcendència.

Una abraçada

ricard ha dit...

En realitat, no sabia gaire què dir. Potser em va passar una mica com a tu. Però un Bertolucci sempre és un Bertolucci. Una abraçada.

miquel zueras ha dit...

Estava pensant d´anar-la a veure. Et va agradar? "La lluna" em va desconcertar una mica. Crec que prefereixo en Bertolucci de "El cielo protector".
Salut. Borgo.

GEMMA ha dit...

Gràcies per la invitació, miraré de veure-la.

ricard ha dit...

Borgo: Passa com a "La luna"; no saps ben bé què et volen explicar. Però no està mal explicat. Això sí, pren-te un cafè abans.

Gemma: De res. Però reitero els meus advertiments.

Salutacions i gràcies pels comentaris.

Pedro Rodríguez Bermejo. ha dit...

No he visto todavía esta película de Bertolucci, está en mi agenda, pero es que tenía varias que me interesaba ver antes; entre ellas la última película de James Gray, "El sueño de Ellis", otra de Gillaume Canet, "Blood ties" (Lazos de sangre), y la que vi ayer y te recomiendo, "Oslo. 31 de agosto", de Joachim Trier, que es una puesta al día de "Fuego fatuo" de Louis Malle. Por cierto, el tipo al parecer es primo de Lars von Trier.

No te he contado nunca que una de mis películas favoritas es "El último tango en París", siempre que la veo no puedo evitar llorar desconsoladamente durante el monólogo que se marca Brando ante el cadáver de su mujer suicida, una película cuya causticidad responde más a su desarraigo moral que al efectismo de sus escenas eróticas. Puedes leer, si te apetece, la crítica en mi blog.

Un abrazo

Pedro Rodríguez Bermejo. ha dit...

Se me olvidaba, amigo Ricard, también puedes ver la comentada escena del monólogo de Brando en mi blog por la entrada "La secuencia que más me ha hecho llorar en el cine". Sólo para ver si a ti te produce las mismas sensaciones, porque se la puse a mi hijo mayor y le ocurrió lo mismo que a mí. Mi mujer se quedó impresionada por esas sensibilidades afines, y dijo "De tal palo tal astilla". No es tan extraño porque, después, la misma reacción se ha podido comprobar en otras personas. Curioso ¿no? Así es que, disfrutala en soledad, ponte auriculares para introducirte mejor en la escena y a ver qué ocurre.

Un abrazo y suerte.

ricard ha dit...

Bueno, gracias por los deberes. Sobre "El último tango en París", también la considero la mejor de su autor y un título clave del cine de los setenta. La escena de Brando ante el cadáver de su esposa es ciertamente trágica, aunque he de decir que no me provoca el llanto. Probablemente por ese carácter trágico o amargo, pues, por la razón que sea, no me emociono mucho con las tragedias. No quiere decir que no llore en el cine pero tienen que confluir factores muy determinados. Un día hablaré de las escenas que me hacen llorar, cuando pierda la vergüenza.

Un abrazo.