diumenge, 12 de juliol de 2015

DOCTOR ZHIVAGO


La mort d'Omar Sharif ens porta a la memòria dos dels seus títols més coneguts, els que va protagonitzar a les ordres de David Lean: "Lawrence de Arabia" (1962) i "Doctor Zhivago" (1965).

En la primera, Sharif té un paper secundari que li va obrir, però, les portes del cinema a Occident i una merescuda nominació a l'Òscar. El veritable protagonista, com tots sabem, fou el llavors tampoc gaire conegut Peter O'Toole, que hi fa el paper del britànic T.E. Lawrence.

Durant la Primera Guerra Mundial, a Lawrence li van encarregar la missió estratègica de donar suport als àrabs en la seva lluita contra els turcs, que eren enemics comuns. Però ningú no s'esperava que el jove oficial es convertiria en un cabdill admirat pel seu coratge i que uniria sota un projecte comú les tribus del desert.

"Lawrence de Arabia" és un film col·lossal, el súmmum del gènere d'aventures èpiques. La música de Maurice Jarre, la fotografia de Freddie Young (i la fotogènia del desert), la interpretació arravatada d'O'Toole i la sàvia direcció de David Lean, qui aconsegueix moments de cinema pur tan contundents com la desfilada de Lawrence sobre els vagons del tren que han fet descarrilar, o la incursió al desert per trobar un home que s'ha quedat enrere, en fan una pel·lícula irrepetible.


"Doctor Zhivago" també juga a la lliga dels films èpics i grandiloqüents que el director britànic va conrear des d'"El puente sobre el río Kwai" (1957). Basada en la novel·la del premi Nobel Boris Pasternak, presenta les peripècies del metge i poeta Yuri Zhivago (Omar Sharif) durant els anys de la Revolució Russa. Novament, es tracta d'un gran esforç de producció, amb un repartiment luxós (acompanyen Sharif: Julie Christie, Geraldine Chaplin, Tom Courtenay, Alec Guiness, Rod Steiger i Ralph Richardson) i altra vegada la música de Maurice Jarre i la fotografia de Freddie Young.

Es tracta sens dubte d'un film vistós, ple de grans moments subratllats per una partitura inspiradíssima de Jarre. No obstant això, el trobo un títol insatisfactori, allunyat de l'obra mestra que voldria ser. Al meu parer, és dispers; en cap moment sabem què ens vol explicar. Sí, hi ha la gran història d'amor entre Zhivago i Lara (una guapíssima Julie Christie), però la seva hipotètica intensitat es perd entre postals de l'estepa russa (ja siguin paisatges glaçats o camps de girasols a la primavera assolellada). Els comentaris sobre la revolució soviètica o sobre la relació entre l'artista i la societat del seu temps són superficials i tenyits d'un ferotge anti-comunisme. I la majoria de personatges resulten sorprenentment poc atractius i mancats de relleu: Zhivago es limita a posar cara de pena, un benaventurat superat per les circumstàncies; Tonya (Geraldine Chaplin), una altra benaventurada, només acluca els ulls i ensenya les dents; els bolxevics fan cara de pal tota l'estona. Els personatges més interessants són els més ambigus: Lara i Komarovsky (Rod Steiger).

"Doctor Zhivago" és un film notable i té rampells de genialitat però, sovint, el cartró-pedra dels decorats de Gil Parrondo s'apodera de la funció. Entre tantes escenes de masses revoltades, el millor continuen sent els primers plans dels ulls blaus de Julie Christie.



5 comentaris:

Pedro Rodríguez ha dit...

El dramátco culebrón salido de la mente del escritor Boris Pasternak encontró la trinidad perfecta para su adaptación cinematográfica en el director David Lean, el guionista Robert Bolt y el músico Maurice Jarre dando forma así a una obra mítica e imperecedera ambientada en la época de la revolución rusa que acaparó un puñado de Oscars menores en un año en en el que la gran triunfadora fue "My Fair Lady".

Requiem por un tipo, Omar Sharif, que hizo suspirar a varias generaciones de chicas y logró su mejor interpretación en la que es una de mis películas favoritas y una de las mejores muestras cinematográficas de la figura del psychokiller, "La noche de los generales".

Un abrazo.

David ha dit...

Dos peliculones. No estoy de acuerdo con tu comentario sobre la de Dr.Zhivago. Para mí no está alejado de la obra maestra que quisiera ser, porque sí es una obra maestra... Y eso que mi favorita de Lean es "La hija de Ryan". No creo que sea disperso y yo creo que sí está claro qué nos quiere contar.
¿teñidos de un feroz-aniicomunismo? Hombre, viendo después cómo acabó la cosa. ¿Recuerdas el momento en el que Zhivago llega y dice que no le parece mal compartir su casa con el resto, su mujer piensa que es sarcasmo y él dice, "no, no"? Lo que hay más bien es una crítica contra los "sistemas" por encima de no sé cómo llamarlo, la humanidad... En ese sentido, la figura del ¿era el primo? de Alec Guinnes, que de empezar a creer en la revolución se da cuenta de en qué desemboca y el aprecio que va cogiendo por la obra de su primo.
Y sobre los personajes. A mí me parece que con unas cuántas pinceladas quedan genialmente retratados. Creo que Geraldine está estupenda, y joder! es un personaje genial. Su mujer "entiende" lo que ha ocurrido y de alguna manera hasta lo acepta. Son personajes que viven épocas convulsas, tremendas, y salen a flote como pueden.
Así que para mí, más que notable, sobresaliente y sí, con momentos de genialidad. No solo los ojos azules de Julie. El momento en el que él decide "desertar" en mitad de la nieve... El tema de los trenes. El de Tom Courtenay pasando a toda velocidad; el idealista estudiante que acaba convertido en carnicero revolucionario, el de los refugiados.
Una película maravillosa, donde creo que los actores están muy bien. Como en la de Lawrence, que también es una película genial.
La más floja de las de Lean me parecería la de "Un espíritu burlón". Pero de su primera etapa me encantan sus adaptaciones de Dickens, Breve Encuentro, Amigos apasionados, El déspota... Peliculones.
Un saludo.

ricard ha dit...

Pedro: No he visto "La noche de los generales"; seguro que es un título magnífico.

David: Bueno, esperaba cierta polémica y veo que no me decepcionáis. Lo del anticomunismo lo mantengo: desde el prólogo nocturno donde los trabajadores parecen esclavos siendo devorados por el régimen estalinista hasta la escena que citas y la siguiente del penoso viaje en tren a Siberia, hasta la siniestra reaparición de Strelnikov, creo que director y guionista cargan las tintas contra los soviéticos, cosa lógica por otra parte en pleno auge de la Guerra Fría. Pero acepto tu matización: el sistema soviético surgió como respuesta lógica a otra situación injusta, y el protagonista cree en la bondad de los ideales aunque discrepa de los métodos. Por otro lado, puede que no te falte razón y donde yo veo esquematismo haya capacidad de síntesis. Reconozco que mi crítica a los personajes es excesiva; el problema es que la película me convence en algunas de sus partes pero nunca me ha terminado de agradar en su conjunto y supongo que, de algún modo, quería racionalizar esa sensación.

Por otro lado, debo confesar que conozco muy mal la obra de David Lean. No he visto entera "La hija de Ryan" ni he visto "Pasaje a la India", y de sus primeras películas vi "Breve encuentro" pero hace tantos años que casi no la recuerdo. La mismísima "Lawrence de Arabia" no la vi hasta hace pocos años en un pase televisivo. Me gustó muchísimo.

Un abrazo y gracias por vuestros comentarios.

David ha dit...

A mí "Pasaje a la india" no me terminó de convencer. Solo la he visto una vez y un amigo me dijo que ganaba en un segundo visionado...Pero no sé.
"Breve Encuentro", "Oliver Twist" (creo que se mantiene más fresca que la de Polanski), "Cadenas Rotas", "Amigos apasionados" y "El déspota", son estupendas. A mí me gusta mucho también "La vida manda", pero esa no suele tener muy buenas reseñas y no tiene tanta consideración. "Sangre, sudor y lágrimas", "Madeleine" y "El espíritu burlón" me gustan un poco menos, pero también están bien.
"La hija de Ryan" la pusieron pero a caldo en su día. Se la cargaron completamente... Les parecía una película "vieja" comparándola con otras que se hacían (Easy Rider, etc...) Hoy en día esas películas muchas veces son las que parecen "viejas" o tienen un estilo o una "época" que las marca o las arrastra un poco, y en cambio, "La hija de Ryan" sigue manteniéndose (para mí, al menos). La verdad es que a mí es la que más me gusta de él. Casos como el problema del "actor principal" a mí no me lo parece. Sí, le quitarían diálogo al personaje, pero a mí me parece que queda genial para el personaje por ese trauma de guerra que arrastra... Luego, Robert Mitchum está genial, Trevor Howard igual. Sus personajes son maravillosos. En fin..

Sobre Zhivago. Puede que la peli sea anticomunista, que sí, es cierto, pero es un poco lo que dices tú y yo decía antes. Sitúate en la época... Y bueno, que no es que la peli fuera anticomunista, es que el régimen comunista (que no sé si llegó a serlo realmente) era también anti-Pasternak. Si no le llegan a dar el Nobel, creo que iba a Siberia, fijo...
Yo la he visto tres o cuatro veces, y de verdad que creo que gana con cada visionado. Como otras de Lean.
Otro abrazo para ti y no hay de qué.

ricard ha dit...

Como te decía, Lean es una de mis muchas asignaturas pendientes. Y, en particular, "La hija de Ryan". Hace poco la pillé en un pase televisivo pero ya estaba empezada y desistí de grabarla por dicho motivo. Vi la escena de la llegada del militar al pueblo y me pareció de una fuerza y una sobriedad extraordinarias.

Un abrazo.