dissabte, 22 d’octubre de 2011

STEVEN SPIELBERG # 6: LA SEGONA GUERRA MUNDIAL

Moltes de les pel·lícules de Steven Spielberg fan referència o estan ambientades durant la Segona Guerra Mundial. "1941" parteix d'una hipotètica invasió japonesa a la costa de Califòrnia l'any que dóna títol al film. A dos dels films de la nissaga d'Indiana Jones surten nazis. L'episodi "La misión", de la sèrie "Cuentos asombrosos" (1986), narra la peripècia d'un bombarder de la Segona Guerra Mundial que es queda sense tren d'aterratge (un gran exercici de suspens amb un final ridícul).

Òbviament, "La lista de Schindler". Però encara hem de parlar de dos títols que també estan ambientats durant la Segona Guerra Mundial i que parlen d'una pèrdua i de la recerca i retrobament de la família perduda, amb alguna diferència.


"El imperio del sol" (1987) adapta la novel·la autobiogràfica de J.G. Ballard sobre un nen anglès (el llavors debutant Christian Bale) que resideix a Shanghai durant la Segona Guerra Mundial i que perd la seva família quan evacuen la ciutat per la imminent invasió japonesa. Es fa amic d'uns nord-americans i tots plegats van a parar a un camp de concentració; allà, el nano s'ha d'espavilar i es fa amic del nord-americà que tot ho controla al camp (John Malkovich) i, fins i tot, de l'oficial japonès (Masato Ibu), mentre desenvolupa la seva admiració pels pilots kamikazes que s'entrenen pels voltants. Quan, finalment, retroba els seus pares, ja s'ha convertit en adult. És un drama èpic i d'iniciació que figura entre els treballs més equilibrats d'un director amb certa tendència a la irregularitat.


"Salvar al soldado Ryan" (1998) vol ser la pel·lícula definitiva sobre el conflicte. També narra una pèrdua (o més d'una): una mare nord-americana perd tres dels seus quatre fills en combat i rep la notícia el mateix dia. Per mantenir la moral, el general Marshall ordena que busquin al quart fill (Ryan-Matt Damon) per repatriar-lo. El film narra, doncs, la recerca del soldat Ryan, amb la paradoxa que, quan el troben, defensant un poblet a França d'un imminent atac dels Panzer alemanys, es nega a tornar com li demanen perquè els soldats que hi ha amb ell són ara els seus germans. Amb aquest gir argumental, diferent dels fets reals en què es basa el film (al Ryan de veritat no li van haver de dir dues vegades que se l'enduien cap a casa), Spielberg conjuga dos dels valors presents en la majoria de les seves pel·lícules: la Pàtria és encara més important que la Família.

Més enllà d'aquest patriotisme una mica exacerbat, "Salvar al soldado Ryan" està esplèndidament realitzada, sobretot la famosa mitja hora inicial, que descriu el desembarcament de Normandia amb un realisme inèdit al gènere bèl·lic, amb escenes dignes d'una pel·lícula gore. La càmera adopta el punt de vista dels soldats aliats i introdueix l'espectador atònit al centre del conflicte, la platja d'Omaha. Després del seu excel·lent treball en blanc i negre a "La lista de Schindler", Spielberg i l'operador Janusz Kaminski ideen una fotografia de colors molts esvaïts, que reforça en un sentit similar al del film precedent l'aire documental d'aquesta seqüència i de la resta del film.

Després de la vibrant escena del desembarcament, en segueixen d'altres sense diàleg que ens porten a la rereguarda i al drama que afecta la mare dels germans Ryan, culminant en l'escena en què la pobra dona rep la terrible notícia, planificada fordianament (en un únic pla: veiem la mare a la cuina i, per la finestra, un vehicle fosc que s'apropa a la casa; la mare camina amb passos vacil·lants cap a la porta i, quan el capellà i el militar surten del cotxe, ella s'ensorra literalment i cau de genolls al terra d'un porxo que recorda bastant el que surt a l'inici i al final de "Centauros del desierto").

5 comentaris:

Javier Simpson ha dit...

Bueno, antes de comentar darte mi enhorabuena por estos magníficos trabajos sobre Spielberg. Sólo te leí el de Tiburón, pero ahora me pasé por los otros y me han encantado. Un recorrido completo por su filmografía.
Al tema y resumiendo:
Su inicio: El diablo sobre ruedas, es muy prometedor. Aquí el tratamiento del clímax es magistral. En el casting del camión acertaron de pleno…acojona! Genial también el que no se deje ver, sólo de refilón, y muy rápido (creo recordar), al conductor-diablo (una teoría curiosa. Sí, podría ser la reencarnación del diablo… o un psicópata sin más); eso le da más misterio, algo lógico, pero hecho con gran encanto y con sutileza spielberiana (o sea: dando siempre su espectáculo)

En busca del arca perdida es genial. Una de aventuras a la vieja usanza, pero con estilo Spielberg. La escena del camión y Harrison Ford arrastrándose por el suelo es de lo mejor que he visto en cuanto a escenas de acción (esto no es cine de acción, es de aventuras, pero la escena sí es de acción)… una gran escena llena de brío. La de la pelea en el aeródromo le llega también, muy buena. Enorme esta peli, de mis favoritas del género de aventuras. Las continuaciones no están a la altura de la primera. La mejor para mí es en la que aparece Sean Connery (la tercera, creo).
ET me gusta. Una película que tiene alma de niño y emociona a todos los que aún conservamos esa parte inocente y pura. Tiene momentos inolvidables. De cualquier forma, a veces Spielberg se pone demasiado sentimental, y eso no estropea, pero a mí, personalmente me deja un poco raro (debe ser que de niño no recibí demasiados mimos ;-P ). Otra gran peli.

Javier Simpson ha dit...

El color púrpura no la vi. Nunca me tiró. Parece un dramón por lo que leo. Curioso que encargara la banda sonora a Quincy Jones. Lo de no darle ni una estatuilla fue sonado. A Spielberg tuvo que afectarle.
Amistad tampoco la vi. No sé por qué, pero creo que estas pelis entran en el grupo de las que me disgustarían de él, como El imperio del sol o Always (para siempre)
En Amistad los españoles son los malos como lo eran en las viejas pelis de piratas. Qué gente! Cómo se ve que no nos conocen, ni nuestra cultura! (esto va con ironía, claro) Ni a los catalanes! ;-)
Munich es una peli que está bien, pero yo no la cogí con buen pie. No debía tener el día para ver algo así, tan crudo. Tengo que volver sobre ella. Es cierto que tiene influencias sementeras, cosa que me atrae. No sé cómo no me pudo convencer si tiene todo para hacerlo. Extraño.
Salvar al soldado Ryan también me parece irregular. Una de guerra con un inicio magistral, impactante, que se va volviendo más y más convencional según avanza. Tiene, no obstante, escenas geniales, como la de la madre cuando recibe la carta, muy fordiana, como bien apuntas… y es que Spielberg vio mucho cine, y no precisamente el que contempló Tarantino.

Un saludo, ricard, y repito mis felicitaciones.
Ciao.

ricard ha dit...

Javi, muchas gracias por pasarte y por tus comentarios. Me faltan aún un par o tres de posts sobre Spielberg, aparte de que tocará comentar la de Tintín que se estrena la semana que viene.

Si no voy equivocado, al conductor de "El diablo sobre ruedas" sólo le vemos un brazo (el muy h. de p. le da paso al protagonista cuando viene otro vehículo en dirección contraria), y las botas en la escena de la cafetería.

En general, veo que coincidimos bastante. A mí me hacen llorar algunas películas de Spielberg, y me pasó con "El color púrpura" cuando la vi en el momento de su estreno; sin embargo, ahora es un título que me da pereza. Y es verdad que es un director irregular, pero, bueno, tiene cosas geniales.

Creo que "Centauros del desierto" es su película favorita y que la ha visto centenares de veces.

Un abrazo, Javi.

Javier Simpson ha dit...

Centauros del desierto es una de las mejores películas de la historia del cine. Hay escenas que quedan en el recuerdo intactas porque son demasiado grandes, como la del ataque a la casa de los indios en Centauros del desieto en la que se llevan a la hija pequeña (la sobrina de Ethan, creo) de la familia, la de Blue Velvet en la que Isabella Rossellini va a ver a su hijo secuestrado y Dean Stockwell canta una canción en play back de una forma bastante inquietante de Roy Orbison, o mismo la de El Padrino en la que Michael Corleone se carga en el restaurante a Sollozzo y al capitán de policía McCluskey, eso es tensión y enorme tratamiento del clímax en 5- 7 minutos. Increíble…sólo quería poner unos ejemplos a propósito de la peli que mencionaste de Ford cuya llena de buenos momentos; sólo he destacado uno de ellos.
Un saludo, ricard.

ricard ha dit...

¡Qué grandes escenas, Javi! En el blog colgué la escena final de "Centauros del desierto" y las dos que citas de "Terciopelo azul" y "El padrino", como podrás comprobar si buscas estas entradas. O sea que coincidimos casi al cien por cien en escenas favoritas. Un saludo.