dimarts, 4 de novembre de 2014

LA VENUS DE LAS PIELES


"La venus de la pieles" (Roman Polanski, 2013), vindria a ser una adaptació de l'obra homònima de Leopold von Sacher-Masoch plantejada de manera molt original. Wanda (Emmanuelle Seigner) es presenta a una audició per al paper femení d'una representació teatral basada en el llibre; amb l'adaptador (Mathieu Amalric), assagen l'obra i progressivament es fiquen en els personatges fins a confondre's-hi. La relació de poder entre l'adaptador i l'aspirant s'inverteix i ell passa a ser esclau de la noia, com el Severin de la novel·la del senyor que va donar nom a les relacions masoquistes i legitimació literària als vestits de pell o cuir de les dominatrix.

Polanski mou de manera magistral els fils d'una trama que transcorre en un dels seus característics espais claustrofòbics i quasi onírics, i treu tot el partit dels actors: tot i la seva edat, la Seigner resulta insultantment atractiva; Amalric, insuperable en el paper de titella, sembla un doble de Polanski i, en l'escena final, es transforma literalment en el protagonista indefens i transvestit d'"El quimérico inquilino".

4 comentaris:

Descubrepelis ha dit...

Una meravella, vaig quedar encantat. Tot i que Polanski sempre se'm guanya.

Pedro Rodríguez ha dit...

Aburridísima, amigo Ricard. Teatro filmado, y a mí el teatro no me gusta. Pero si al menos fuera teatro entretenido, instrospectivo y de calidad como "La muerte y la doncella", pero la función me resulta tediosa y vanamente cultista.

Un abrazo.

Javier Simpson ha dit...

Polanski me tira siempre, aunque a veces no me convenza del todo. La Seigner, la verdad, me parece una actriz correcta sin más, pero eso no le quita atractivo a la peli desde luego. Un abrazo, ricard.

ricard ha dit...

¡Así me gusta, que haya polémica! A mi me gustó mucho, como a Descubrepelis, y no me pareció teatro filmado pese a ser una obra de teatro y pasar en un teatro; Polanski mueve la cámara con elegancia y sutileza, casi siempre en plano general donde cualquier director menos dotado hubiese abusado de los planos medios y primeros planos. Puede que sea un divertimento pero lo encontré hábil y entretenido, coherente con el universo del autor. Sabes, Pedro, que valoro mucho tus opiniones y no me gusta llevarte la contraria, pero en este caso debe añadir aún que nunca me ha convencido "La muerte y la doncella".

La Seigner no es una gran actriz; en eso, Javier, estamos de acuerdo. Pero lo cierto es que aquí está muy bien y sale muy atractiva, además en plan salvaje, con una mirada que parece que está pidiendo a gritos que le hagan el amor (bueno, que se la follen, vamos a decir las cosas por su nombre).

Un abrazo/abraçada a todos/tots.